Noticias sobre ciencia y vida saludable
Inicio       Buenos Hábitos       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       -> Espiritualidad <-       Curiosidades

Los niños son más felices con viajes que con bienes materiales.

A todos nos gusta viajar, pero cuando se debe incluir a los niños, creemos que no todos los viajes son para ellos o que no van a poder adaptarse a un lugar extraño. ¡En absoluto! Los niños pueden disfrutar de los viajes tanto como los adultos y si aún son muy pequeños y tal vez con el tiempo no recuerden los lugares en los que estuvieron, el vivir el momento en familia, seguramente dejará una huella imborrable en su memoria.

Conocer otras personas, descubrir nuevas culturas, disfrutar de nuevos paisajes, degustar comidas típicas… Los niños también pueden aprovechar todo lo que aporta viajar a lugares desconocidos.

Es lógico que por más que el viaje sea largo o corto, nos invadan algunas dudas: los cambios de horarios, las vacunas, el calor, el frío, las comidas exóticas… ¿Podremos adaptar a nuestros niños a todo eso? Claro que sí, porque los viajes sin duda tienen un impacto positivo en los niños. Incluso, cuentan más que los bienes materiales.

El hecho de viajar implica compartir en familia y adaptarse todos a nuevas situaciones. ¿Y qué más nos dejan los viajes? Te contamos en qué beneficia a nuestros niños, y por ende, a nosotros mismos.

1) Afianzar lazos familiares.

En primer lugar, alterar la rutina ya es emocionante. Cuando viajamos en familia, cada integrante tiene la oportunidad de estrechar lazos con el otro. Se generan momentos de complicidad, de diversión y se crean recuerdos que conservaremos toda la vida.

Una encuesta realizada en el año 2015 por la Family Holiday Association, reveló que para el 49% de las personas consultadas, sus mejores recuerdos se centraban en vacaciones en familia.





2) Relacionarse con otros.

Los viajes nos permiten relacionarnos con otros. Cuando somos personas abiertas al diálogo, rápidamente empezamos a conversar con otros que viajan en el mismo bus o que están sentados en la mesa de al lado en el restaurante. De la misma manera, los niños entablan rápidamente amistad con otros que están en el mismo hotel o en el mismo barrio. La diversidad y el intercambio, nos obligan a comunicarnos y esto nos enriquece inmensamente.

3) Estimular la creatividad y la curiosidad.

Tanto los bebés como los niños, son muy sensibles a todo lo que los rodea. Permanentemente están aprendiendo y todo les llama la atención. A veces, creemos que no están atentos a lo que pasa y creemos que un viaje no sólo no va ser positivo sino que puede ser negativo, cuando en realidad descubrir nuevos paisajes, escuchar ruidos diferentes, respirar aromas exóticos; son estímulos para la imaginación y la creatividad de los niños.

4) Ampliar su cultura general.

Cuando viajamos con los niños, les hacemos ver que el mundo es inmenso. Consultamos un mapa, hablamos de los lugares que vamos a visitar, de los monumentos que vamos a conocer, etcétera. Es interesante para aprender Historia, los nombres de las ciudades, los lugares históricos, visitar museos… En resumen, es una inmensa oportunidad para ampliar su cultura general. Te sorprenderá ver cómo se interesan y cómo querrán saber aún más.

5) Fomentar la confianza en sí mismo.

Cuando viajamos, a menudo debemos enfrentarnos a nuestros propios límites y aprendemos a superarlos. Debemos enfrentar una situación nueva que a veces presenta contratiempos e imprevistos. Esto nos fortalece como personas y hace que nuestros niños aprendan a nuestro lado a tener la confianza suficiente para solucionar un problema. Esto es indispensable para construir su propia personalidad y ganar confianza en sí mismo.

6) Adaptarse con facilidad.

Viajar es también adaptarse a lo nuevo. En casa, establecemos una rutina a la que nuestros niños se apegan y que llevan con normalidad, pero de pronto un día nos vamos de viaje y debemos dormir en otras camas, tomar una siesta en la playa, cambiar de horarios, comer con las manos, improvisar… Esto nos hace entender que podemos vivir diferente y en consecuencia, somos capaces de adaptarnos a una nueva situación, podemos hacernos más flexibles. Este es un rasgo de la personalidad muy útil para crecer.

¿Crees que los viajes son más positivos que los bienes materiales para los niños? ¡Cuenta tu experiencia y comparte!





Los consejos de saludable.guru son sólo para fines informativos y educativos. saludable.guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste