saludable.guru
Inicio       -> Buenos Hábitos <-       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       Espiritualidad       Curiosidades

Cómo quitarse una espina de pescado clavada en la garganta.

El mar nos ofrece la posibilidad de muchas cosas agradables y entre ellas, todas las delicias que allí podemos encontrar. Los frutos de mar son alimentos que no pueden faltar en una dieta equilibrada porque aportan nutrientes indispensables para el buen funcionamiento del organismo.

El pescado, cuenta con proteínas similares a la de la carne además de otras vitaminas y minerales, pero su mayor atributo es que es una fuente inmensa de Omega 3 y otros ácidos grasos beneficiosos para el corazón. Son muchos los nutricionistas y al mismo tiempo los estudios, que fomentan el consumo de pescado.

Pero el pescado tiene un solo riesgo al que debemos prestarle mucha atención: las espinas.

Una comida agradable puede convertirse rápidamente en una situación tensa y complicada, si por accidente tragamos una espina. Además del dolor y la molestia provocados por la espina, los tejidos pueden verse afectados y con el tiempo, aparece la inflamación que puede provocar asfixia, sobre todo en los niños. De modo que es indispensable retirar la espina de la garganta lo antes posible.

Pero antes de concentrarnos en saber qué es lo que hay que hacer, es preferible saber qué es lo que no hay que hacer, sobre todo para no agravar la situación. Ten en cuenta estos dos consejos:

- No golpees la espalda y la garganta, ni efectúes la maniobra de Heimlich (compresión abdominal), ya que podrías dañar aún más la mucosa.

- No intentes empujar la espina con alimentos duros, como se suele aconsejar porque esto podría hacer que la espina se hunda con mayor profundidad en los tejidos o podría romperse y entonces sería mucho más difícil retirarla.





¿Qué hacer?

Como la mayoría de las situaciones de urgencia, lo primero que debemos hacer es mantener la calma, en especial si se trata de niños, una situación en la que ya sabemos, todos nos ponemos un poco más ansiosos. Recuerda que las espinas son muy pequeñas como para cortarte la respiración. Con calma y precisión, intenta las siguientes maniobras.

- Tose con cuidado. Si la espina no está insertada de manera muy profunda, eso puede ayudar. Pero si el dolor se intensifica cuando toses, no lo hagas.

- Mira bien dentro de la boca o utiliza un espejo e intenta localizar la espina. Si se encuentra alojada en un lugar visible y cuentas con una pinza larga (entre 15 y 20 centímetros), intenta retirarla o pide a alguien que te ayude.

- Bebe agua. No te preocupes por tu estómago. En caso de que tragues la espina, el estómago la digerirá rápidamente sin ningún daño.

- Traga algo suave que pueda mover la espina del lugar en donde se encuentra y eliminarla de la garganta: una banana, malvaviscos, pan con manteca de maní/cacahuate, arroz blanco cocido, puré de papas… Lo importante es que el alimento esté bien humedecido con saliva, agua o aceite.

- Bebe aceite vegetal tibio. Esto puede ayudar a deslizar la espina y al mismo tiempo ayuda a aliviar la inflamación.

¿Cuándo consultar al médico?

Es poco probable que una espina de pescado incrustada en la garganta provoque una asfixia, pero si notas que no puedes tragar los alimentos o la saliva, o que el dolor a nivel del cuello o del pecho aumentan y además aparece fiebre, es preferible recurrir a un centro médico lo antes posible, en especial si se trata de un niño.

También es imperiosa la consulta al médico si notas que escupes sangre, que la espina no logra desprenderse después de varias horas o no estás seguro de haberla retirado.

¿Qué hacer después?

Es lógico que después de una situación traumática como ésta, nos quedemos un poco nerviosos y aprensivos, de modo que también es bueno saber qué hacer cuando el momento ya ha pasado.

- Es posible que después de haber visto al médico y de haber retirado la espina, igual tengas la sensación de que todavía está allí. No te preocupes, es un efecto temporario que desaparecerá con el transcurso de las horas.

- Toma una ducha tibia. Te ayudará a relajarte y a relajar los músculos del cuello.

- Come algo suave, como por ejemplo, avena.

- Haz gárgaras con algún antiséptico, para que la herida que pudiera haber quedado, no se infecte y la garganta no se inflame.

Es importante tener en cuenta que la espina en la garganta puede ser algo simple de solucionar, pero que rápidamente puede convertirse en un problema. No dejes de recurrir al médico si el dolor es intenso, si tienes dificultades para respirar o si se trata de niños.

¡Comparte estos consejos con amigos y familiares!





Los consejos de saludable.guru son sólo para fines informativos y educativos. saludable.guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste